Running y dolor lumbar

 

Uno de los dolores más comunes que pueden aparecer, es el dolor lumbar.Si eres aficionado al running, puede que alguna vez hayas sufrido estas molestias.

El dolor de espalda o dolor lumbar, lo sufren muchas personas, muchas veces debida a posturas incorrectas en el trabajo, a la hora de sentarse e incluso, al caminar. Nos vamos a centrar en ese dolor, que muchas veces se desencadena después de una sesión de running.

La mayoría de corredores ha experimentado esta sensación de dolor de espalda o lumbares, pero, ¿por qué ocurre esto?

No existe una evidencia médica que contraste de forma clara que los deportistas tengan mayor riesgo de padecer dicha molestia en la espalda, es más, en ciertos estudios se ha comprobado que los corredores tienen menos riesgos de padecer dicho dolor lumbar.

Además, en estudios de resonancia magnética, se ha encontrado que los corredores parecían tener una espalda más saludable que la población que no practica deporte.

En contra de lo que habíamos creído hasta ahora, las lumbalgias o lumbago no se producen por grandes esfuerzos, la mayoría son consecuencia de inadecuadas posturas, defectos técnicos en la ejecución deportiva o esfuerzos mínimos pero perjudiciales para la columna.

dolor lumbar runner

¿Cómo puedes prevenir el dolor lumbar?

Correr hace que expongamos la zona lumbar a un movimiento repetitivo y continuo. Para aquellos que tengan este dolor de forma continua es importante encontrar la postura adecuada y también tomar medidas para reducir la tensión en la zona baja de la espalda.

Os queremos dar algunos consejos, para que evitéis en la medida de los posible este molesto dolor, y que no provoque ninguna parada en nuestro entrenamiento.

Una de las primeras y más importantes que se deberían hacer entre los deportistas, es calentar antes de comenzar el ejercicio.

Entrenar con unas zapatillas adecuadas, es algo fundamental, de esta forma la pisada será la encargada de ayudar en la posición de la espalda.

Elegir una superficie que amortigüe la pisada ayudará en nuestra posición de la espalda y también evitaremos lesiones de rodillas. Por eso, os animamos a qué busquéis un parque o zona de tierra en la que poder entrenar, tu cuerpo te lo agradecerá y evitaremos visitas prevenibles al fisio.